Nutrición y dietética

La nutrición es un pilar básico para el bienestar y el equilibrio del organismo. Los alimentos no sólo aportan los nutrientes indispensables para generar energía sino que una correcta alimentación es capaz de prevenir enfermedades y/o mejorar determinadas afecciones que pueden suceder a lo largo de la vida.  Por todo ello, la figura del dietista-nutricionista resulta de especial importancia para adquirir un estilo de vida alimenticio más saludable.

¿Por qué acudir a un nutricionista?

Porque es el profesional de la salud encargado de ayudar a optimizar la alimentación prestando un servicio de manera personalizada. Un buen dietista realizará un estudio previo y valorará las características físicas y condiciones de cada individuo.

El dietista no se limitará solamente a dar al paciente una dieta con el menú que debe tomar a diario y que se marche a casa hasta la siguiente cita. Entre otras cosas te asesorará sobre el consumo de los diferentes tipos de alimentos y de sus beneficios, te recomendará qué recetas pueden encajar en tus planes o tu estilo de vida, también te ayudará a descubrir nuevos alimentos que probablemente desconocías.

Realizará un plan de alimentación sostenible en el tiempo: cuando te pones en manos de un nutricionista es con intención de buscar un cambio en la alimentación y que se prolonguen los buenos hábitos el máximo tiempo posible. Una dieta milagro te puede hacer perder peso, pero no es viable más allá de unos días.

El nutricionista será el encargado de elaborar un plan dietético para que no haya un déficit de los nutrientes esenciales. ¿A quién van dirigidos los planes nutricionales? Los planes nutricionales van dirigidos a cualquier tipo de persona que desee mejorar sus hábitos de alimentación en cualquier periodo de su vida:

  • Mujeres con intención de quedarse embarazadas
  • Mujeres embarazadas
  • Mujeres en periodo de post-parto y lactancia del bebé
  • Infancia
  • Adolescencia
  • Personas de edad avanzada
  • Personas con diabetes, hipertensión arterial…
  • Personas celíacas
  • Personas con alergias o intolerancias alimentarias: intolerantes a la lactosa…
  • Personas con problemas digestivos: estreñimiento, digestiones pesadas…
  • Personas con enfermedades neurológicas: esclerosis múltiple, ELA, fibromialgia…
  • Personas deportistas

Por último, para que los pacientes cuenten con un diagnóstico y un tratamiento más eficaz los dietistas-nutricionistas también colaboran con otros profesionales de la salud como psicólogos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, entrenadores personales…Todo un trabajo en equipo multidisciplinar para el mantenimiento de la salud del individuo.