¿Qué debemos hacer para dar una nutrición emocional adecuada a nuestros hijos?

Actividades para favorecer la escritura
07/10/2015
Cómo podemos afrontar el tema de la muerte con los niños
11/11/2015

El cariño recibido en la infancia es esencial para que el niño aprenda a confiar en sus cuidadores, dicha confianza se la proporcionamos a través del afecto que le damos.
FOTO NUTRICION AFECTIVA

Qué debemos hacer para fortalecer una nutrición emocional adecuada:

•Reconocerles los logros alcanzados por pequeños que sean, siempre haciendo hincapié en la satisfacción interna de lo alcanzado. Ejemplo: pregúntale como se siente tras haber logrado algo. En ocasiones estamos ansiosos por decirle al niño lo orgullosos que estamos de él, pero se nos olvida el alimentar su satisfacción interna y ello se consigue a través de que el niño verbalice como se siente de sus logros alcanzados.

• Dar muestras afectivas verbales y no verbales, son muy importantes los abrazos, las caricias, los besos. Así como verbalizar lo que sentimos por el niño.

• Criticar la situación, nunca al niño. Ejemplo: La habitación está muy desordenada, pero nuca referirse al niño diciéndole que es un desordenado.

• Conectar con el niño a través de la emoción, cundo le ocurra algo que le angustia podemos decirle que lo ves triste y que entiendes y comprendes como se siente. Aprovecha para animarle a reconstruir los hechos de aquello que le ha pasado y le preocupa.

• Gestionar nuestras emociones, Ejemplo: tu hijo te levanta la voz. ¿Qué hacer? El espera que grites o lo castigues. Pero en lugar de eso, en principio te callas, te relajas y después dices algo que le deja pasmando: “No esperaba que me ofendieras de esta manera”. A pesar del dolor que me has causado, te quiero y te respeto mucho” Después de decir dichas palabras, sales de escena y dejas que vuestro hijo piense. Vuestra respuesta adecuada sacudirá los cimientos de su agresividad.

• Dialogar con nuestros hijos contándoles las experiencias de nuestra infancia y hablar sobre nuestros sentimientos, ello nos permite penetrar más allá de la cortina de los comportamientos. Según un estudio, más del 50% de los padres no han compartido con sus hijos sus miedos, perdidas, frustraciones…
Es muy positivo el adquirir el hábito de reunirnos por lo menos una vez a la semana con nuestros hijos para dialogar con ellos. Debemos darle libertad para que puedan hablar de sí mismos, de sus preocupaciones y de las dificultades de relación con sus hermanos y con nosotros como padres. Os asombrareis lo que estas reuniones pueden promover.

 

Qué no debemos hacer:
• Castigarle con la retirada de nuestro cariño

• Hacer la crítica dirigida al niño, recordar que los enfados y los sermones no funcionan, sólo desgastan la relación.

• Insultarle con calificativos negativos

• Nunca amenazarle con que ya nunca le vamos a querer y que por ello ya no vivirá con nosotros

• Nunca debemos negar importancia a lo sucedido ya que se sentirá incomprendido. Ejemplo: se ha roto su juguete preferido, ante dicha situación es muy común en los adultos el restar importancia con el fin de minimizar lo sucedido, pero lo único que conseguimos con “el no pasa nada” es que el niño se sienta incomprendido y frustrado porque no ha sido atendido emocionalmente. Un ejemplo de cómo sería conveniente el poder conectar es el siguiente. Te sientes muy triste y enfadado porque se te ha roto tu juguete preferido, ¿cuéntame cómo se ha roto? ¿qué ha ocurrido? Para que te sientas mejor, que te parece si nos abrazamos y así nos alejamos un poco de la tristeza. Es muy importante que el niño verbalice lo sucedido.

• Utilizar el castigo físico.

• Hacer una crítica en público