Vacaciones conscientes

El despertar
14/06/2018
meditación mindfulness
Mi gran descubrimiento con Mindfulness y mi pequeña revolución
10/09/2018
Mindfulness Alicante

Llegó el momento de descansar, disfrutar y desconectar del hacer, para cultivar el ser.

Evita conscientemente las preocupaciones

La mente tiene tendencia a divagar al pasado o al futuro por aquello que sucedió o por lo que pueda suceder. Evita que el pensamiento te atrape y hazlo consciente, déjalo ir reconduciendo la atención al momento presente, conectando con la respiración o llevando la atención al entorno o  a la actividad que estés realizando.

No te generes expectativas

Apegarte a un resultado final te impedirá aceptar los imprevistos, disfruta plenamente del momento presente, cultivando la mente de principiante, con curiosidad con apertura, estando en el aquí y ahora en modo contemplación con lo que surja.

Desconecta de la tecnología

Márcate un horario de consulta al día y dale vacaciones a la tecnología para que no interrumpa tu momento de desconexión.

Practica actividades al aire libre, playa, montaña

Concentrase en la respiración ayuda a aquietar la mente, abandonando el piloto automático. En tu paseo por el entorno natural, detente cuando encuentres un lugar especial y conecta practicando esta técnica:

  1. Respira profundamente, inhala con calma por la nariz durante 3 segundos y exhala por la boca 3 segundos.
  2. Con cada respiración observa las sensaciones en el cuerpo, los sonidos de la respiración, el movimiento de la caja torácica y como se hincha y de deshincha el abdomen con cada inhalación y exhalación.
  3. Conecta con la naturaleza a través de los olores, sonidos, sintiendo las sensaciones que te produce el  roce del aire y las emociones que te permitirán anclarte al momento presente. Si la mente esta distraída en otro lugar o llena de preocupaciones, no podrás obtener los beneficios que producen los entornos naturales. Captura momentos, acompáñalos con una pausa y disfruta plenamente de cada instante.
  4. Observa y repara en cada pequeño detalle, observándolo con curiosidad, con apertura, como si fuera la primara vez que ves un amanecer, las plantas…etc.

Después de practicar esta técnica, continua disfrutando del entorno natural, estando presente en la respiración, escuchando cada sonido, observando el paisaje, cada planta y cada insecto.

Cuida las relaciones

Pon en práctica la escucha empática para conectar con el corazón. Usa los oídos, aprende y conoce a las personas que te rodean. Cada vez que notes que hablas demasiado, pregúntate ¿Por qué estoy hablando? Esta pregunta te sacará del comportamiento del ego y te conectara de nuevo contigo, con tu interior, con tu esencia.

“Recuerda que todo momento desconectado del momento presente, es una experiencia que perdemos en la vida para seguir el camino del CRECIMIENTO INTERIOR